Skip to main content
Skip to main content

Plantas solares fotovoltaicas y la cláusula de Microfisuras

La energía solar de plantas fotovoltaicas es, afortunadamente, una fracción muy significativa de la demanda mundial de electricidad, siendo la Unión Europea una de las regiones con mayores inversiones en este tipo de energía, lo que contrarresta paulatinamente la dependencia de energías de fuentes no renovables.

La evolución del mercado de energías renovables y, en particular la energía solar fotovoltaica, ha hecho que aumente la capacidad instalada, originando necesidades concretas en su correcto aseguramiento. Tanto en su fase de construcción como en su fase de explotación, las plantas fotovoltaicas precisan de un partner asegurador que disponga de la experiencia adecuada y los conocimientos técnicos sólidos para garantizar la cobertura específica ante posibles siniestros.

El principal objetivo en la gestión de un siniestro consiste en recuperar la capacidad de generación eléctrica en el menor plazo posible. Esto es fundamental, ya que el coste de las pérdidas de ingresos por interrupción en la venta de energía, supera en muchas ocasiones el valor de los daños materiales.

La importancia de incluir clausulas específicas

Desde el punto de vista de la compañía aseguradora, es importante incluir una serie de cláusulas que, en momentos de endurecimiento del mercado, restrinjan o limiten ciertas coberturas. Es el caso de los límites o exclusiones para la cobertura de Microfisuras o Microfracturas (microfractures o microcracking).

Las microfracturas, son roturas invisibles a simple vista producidas por estrés o presión sobre las células solares dañándolas y afectando directamente al funcionamiento y rendimiento de la planta, así como a la vida útil del panel.

Las causas de este tipo de roturas son muy variadas, desde fallos humanos durante el transporte y ensamblado, pasando por células solares de mala calidad hasta determinadas condiciones ambientales (choques términos, fuertes nevadas, granizo…).

A pesar de que estas microfracturas suponen solamente un porcentaje pequeño del tamaño de la célula solar, pueden llegar a causar una pérdida de eficiencia muy elevada. Usando técnicas termográficas se ha comprobado que las microfracturas producen un incremento en la temperatura de la célula, incluso con microfracturas en zonas inactivas de la célula solar. Estas roturas pueden provocar finalmente roturas en el cristal, células muertas, delaminación y aumentos de temperatura que pueden causar puntos calientes.

En los últimos años, el aumento en el número de siniestros de esta tipología ha crecido considerablemente, haciendo que la inclusión de estas exclusiones/limitaciones se conviertan en práctica habitual en el mercado asegurador.

La respuesta de los fabricantes

A la hora de elegir el fabricante de las placas solares, estos suelen ofrecer múltiples años de garantía, tanto de producto como de producción. En muchos casos, los años de garantía suelen variar hasta 15 años. Elegir un fabricante que ofrezca inspecciones preventivas para detectar posibles Microfisuras es un primer paso para adelantarse a una posible reducción en la producción. En definitiva, es importante contar con fabricantes que ofrezcan no solo una alta calidad en la fabricación sino una cadena de suministro/transporte y montaje e instalación bien definida que reduzca la posibilidad de sufrir este tipo de daños.

Su contacto

Su contacto

Paloma Docampo

Paloma Docampo

Senior Energy Underwriter

Tel: +34 (917) 895039

pdocampo@es.qbe.com