Skip to main content
Nosotros Productos Contáctenos
De Natalio Garcia Vicente
Director técnico de Daños Materiales y Construcción

Las obras de construcción del futuro serán más seguras y más rentables gracias al uso de las nuevas tecnologías. Sin embargo, con el ritmo de los cambios, que van a una velocidad desconcertante, los contratistas deben gestionar los riesgos que estas tecnologías conllevan en la actualidad si quieren aprovecharlas al máximo.

La innovación tecnológica no está llegando a las obras de construcción en forma de un gran cambio radical. La adopción de nuevos materiales y máquinas está ocurriendo poco a poco dentro del sector. Sin embargo, a medida que su utilidad en el mundo real se ve más claramente, sus gastos se reducen y realmente mejoran los resultados finales, las empresas constructoras que no adoptan la innovación en su sector corren el riesgo de quedarse atrás.

Asegurar adecuadamente los proyectos de construcción bajo condiciones tan imprevisibles conlleva una gran incertidumbre. Con tantos cambios en tantos lugares diferentes, surgen nuevos riesgos rápidamente y de forma inesperada. Es necesario contar con una aseguradora experimentada que ayude a identificarlos y gestionarlos.

Al anticiparse a los cambios de la industria, QBE está en una posición idónea para suscribir riesgos complejos incluso en los proyectos de construcción más grandes. Aquí, nuestro equipo le proporciona la visión que necesita para entender las implicaciones del cambio tecnológico en cada etapa del ciclo de construcción.

Un comienzo lleno de retos

Las opiniones sobre el Modelado de Información para la Construcción (BIM, por sus siglas en inglés) difieren entre los contratistas, pero, les guste o no, es algo que está generalizado. Esto no es fácil ya que el Gobierno español está analizando la mejor manera de tratar este tipo de modelo constructivo en las licitaciones públicas desde 2015. Las UTEs y las asociaciones van en aumento a medida que el coste de las licitaciones se incrementa, lo que requiere la coordinación de los equipos y los diseños desde el principio.

"Aunque tiene sus problemas, las empresas reconocen que con proyectos tan complejos a ejecutar y cadenas de suministro tan extensas que gestionar, el intercambio de información y la visualización a través de BIM son cruciales para la ejecución eficaz de proyectos de cualquier tamaño", afirma Andy Kane, Portfolio Manager, Construcción para QBE Europa.

"Lo que eso significa para el futuro es que, a medida que los programas maduren y superen la capacidad de almacenar y compartir formatos de archivo y bibliotecas comunes, estos modelos comenzarán a absorber otros elementos de un proyecto".

“Son muchas las ventajas que tiene esta metodología de trabajo desde el punto de vista de los distintos agentes implicados en el proceso constructivo (arquitectos, aparejadores, ingenieros…), pues va más allá de tratarse de un puro software. Pero lo que sí me gustaría resaltar es que desde el punto de vista asegurador esta metodología se convierte por definición en una gran herramienta, además, de Risk Management y de prevención y control de riesgos. Es muy visual, por ejemplo, el impacto que podría tener en la valoración de la cobertura de ALOP.” Dice Natalio García, Director de Construcción y Ramos Técnicos de QBE en España

Nuevas posibilidades para BIM

La capacidad de BIM de controlar el proceso de ordenar y pedir los materiales está en el horizonte. Los ingenieros podrán introducir in situ las notas de estado de los trabajos en un sistema que pide automáticamente los nuevos materiales de la siguiente etapa para la entrega puntual de los prefabricados. "Eso sería de gran ayuda para los Project Managers, especialmente en lugares urbanos estrechos con poco espacio para dejar los materiales", afirma Kane.

Sin embargo, esto multiplica los riesgos ya inherentes al sistema de colaboración BIM. A medida que cada nuevo participante se incorpora, se crea un posible nuevo punto de entrada para los delincuentes.

Las nuevas tecnologías generan a veces nuevas exposiciones a nuevos riesgos como es el caso de los ciberriesgos. Por un lado, una de las ventajas del BIM es que permite el trabajo colaborativo a través de una sola plataforma, pero, en opinión de Natalio García, por otra parte obliga a garantizar que los distintos intervinientes cuentan con los mismos estándares de seguridad con los que cuenta el Project manager o el contratista principal.

Con la posibilidad de que cada sistema digital pueda, con el tiempo, conectarse a un BIM, donde el modelo comienza a controlar físicamente a las máquinas y a las personas in situ, es fundamental que las empresas comiencen a protegerse contra el ciberriesgo ahora, en lugar de dejarlo hasta el momento en que se produzca un fallo de magnitud incalculable.

La prefabricación está transformando la cadena de suministro

Los avances en la fabricación externa, en particular, son aquellos en los que las empresas de construcción y los contratistas ven una oportunidad. Con tanto desperdicio en la zona de construcción y la posibilidad de que los materiales y equipos se roben, dañen o destrocen, la prefabricación en una fábrica puede parecer un buen método de ahorro. De hecho, McKinsey estima que las empresas de construcción pueden aumentar la productividad entre cinco y diez veces al pasar a un sistema de producción de tipo industrial [1] .

Por su parte, los fabricantes están buscando cada vez más, mejores formas de suministrar productos prefabricados cada vez más complejos a las zonas de construcción, así como de diseñarlos para un montaje rápido in situ, desde el principio.

La incorporación de la electricidad en la fabricación externa es un área de gran interés. El cableado y los conductos a gran escala están dando paso a una conexión mucho más sencilla de los sistemas preinstalados en el momento en que una unidad llega a la obra.

Hay una serie de cuestiones que deben abordarse para que esto funcione bien, incluyendo plazos de entrega más largos, nuevos gastos de transporte, limitaciones de espacio y problemas de acceso a la obra, así como equipos de elevación especiales para módulos de gran tamaño. Sin embargo, está ocurriendo algo más profundo: la naturaleza cambiante de la responsabilidad.

La responsabilidad también se traslada

Existe un sutil cambio de la responsabilidad, la cual se traslada desde las empresas de construcción a los fabricantes y empresas de logística, afirma Patricia Puerta, Directora de Responsabilidad Civil de QBE España. “Si un constructor hace un pedido de ascensores en cuyo proceso de fabricación han intervenido varias empresas, está comprando un producto de la misma manera que compra ladrillos o cualquier otro elemento constructivo. Si ese producto fuera defectuoso, el constructor puede iniciar un proceso de recobro por los daños causados siguiendo la cadena de suministro. Esto es algo que, aunque es una práctica que se ve con cierta frecuencia, se verá considerablemente incrementada debido a que con este método de trabajo las distintas responsabilidades de los intervinientes están muchísimo más definidas.

"Los clientes están haciendo más preguntas que nunca sobre el elemento externo de sus proyectos", añade Kane. "Se preguntan qué cobertura tienen estos artículos porque la prefabricación se ha vuelto mucho más decisiva. Si está prefabricando habitaciones para un hotel modular, por ejemplo, y hay un incendio en esa instalación de fabricación, su proyecto se detiene. Los clientes ahora están reflexionando mucho más sobre hacia dónde se está trasladando su riesgo.

"El riesgo externo siempre ha estado presente en los grandes proyectos de infraestructuras gracias a los equipos especializados procedentes del extranjero", continúa Kane. "Sin embargo, ahora es un riesgo potencial para los edificios convencionales. Nuestro equipo de soluciones de riesgo ya cuenta con inspecciones in situ para la protección contra incendios y el control de calidad en fábricas de terceros. Es todo un avance en el campo".

La fase de preparación de la obra llega al cielo

Las zonas de construcción son sitios desordenados. Hasta la fecha, a los robots les ha resultado difícil lidiar con el desorden, tanto desde el punto de vista del reconocimiento de objetos como del movimiento. Sin embargo, hay áreas de la industria que se están expandiendo rápidamente y en las que las máquinas ya están asumiendo nuevas tareas.

Los drones son quizás el avance más evidente en la robótica en el lugar de la obra, convirtiéndose en una imagen cada vez más común. El gigante de la construcción Komatsu está utilizando la tecnología de cuadricópteros semiautónomos en hasta 10.000 obras en todo Japón [2] . Se están utilizando para la inspección aérea de obras y almacenes para mejorar el desaprovechamiento de materiales y los procesos just-in-time. Estas máquinas pueden generar mapas con una precisión de cinco centímetros y pueden inspeccionar una obra en minutos, en lugar de los días que los láseres terrestres requieren.

Oportunidad de Mercado

Según un informe reciente de PwC, el mercado total, global y accesible para el uso de drones en las empresas es de 127.000 millones de dólares [3] . De esta cuantía, el desarrollo de infraestructura representa la sorprendente suma de 45.200 [4] millones de dólares en una amplia gama de aplicaciones.

Entre ellos se incluyen, por ejemplo, los sitios de vigilancia de actividades delictivas. PwC cita a un inversor que ahorró aproximadamente 2,5 millones de dólares en litigios para la resolución de reclamaciones gracias a pruebas inequívocas de irregularidades. Además, está la seguridad. La unidad Drone Powered Solutions de PwC ha calculado que el número de accidentes con riesgo mortal en una obra supervisada por drones ha disminuido en un 91%.

Próximo paso para la automatización del lugar de la obra

Efectos similares pueden esperarse de la ya inevitable llegada de vehículos automatizados a la obra. Empresas como John Deere y Caterpillar están avanzando en la automatización de vehículos en los sectores del transporte, la agricultura [5] y la minería, utilizando tecnologías como la telemetría, la cartografía y la tecnología de procesamiento visual, y aplicándolas a equipos pesados de movimiento de tierras en la construcción.

Estas diversas aplicaciones de tecnología similar se están combinando para formar nuevos ecosistemas de máquinas. Compañías tradicionales y start-ups como Built Robotics [6] están incorporando el modelado tridimensional del terreno en sus equipos pesados, permitiéndoles trabajar de forma semi-independiente [7] en la obra. Komatsu indica que pronto utilizará los datos generados por sus drones para dar apoyo a la utilización de los vehículos autónomos de construcción que está desarrollando.

Las implicaciones de estas innovaciones podrían ser verdaderamente profundas. McKinsey estima que la productividad en el sector de la construcción ha permanecido estática desde 1945. Sin embargo, ha habido un aumento del 1.500% en la productividad en la agricultura, la manufactura y la venta al por menor en ese tiempo, debido en gran medida a la automatización. A medida que la construcción adopta tecnologías como los vehículos autónomos, la industria podría mejorar la productividad entre un 50 y un 60% [8] .

Nuevo hardware, nuevo riesgo

Pero las nuevas máquinas crean nuevos peligros como por ejemplo, el uso de drones. A día de hoy, AESA (Agencia Estatal de Seguridad Aérea), organismo dependiente del Ministerio de Fomento, es la Autoridad Nacional de Aviación encargada de controlar que se cumple la regulación en materia de drones. A medida que estas máquinas empiezan a realizar tareas más complejas, su importancia también aumenta, así como la posibilidad de que causen daños graves si funcionan mal o no están bien dirigidas. Sólo un dato contundente, desde 2014, con la aprobación del primer marco regulador temporal para actividades con drones, se han habilitado casi 3.000 empresas en el sector, además de 3.693 pilotos y 4.283 drones; También se dedican a ello en España 74 escuelas de formación y una veintena de fabricantes, según datos oficiales.

Ver más en: https://www.20minutos.es/noticia/3229653/0/drones-nueva-normativa/#xtor=AD-15&xts=467263

“Es obvio que estos objetos sin un control responsable suponen un peligro”, dice Natalio García. Mantenemos un diálogo continuo con nuestros clientes sobre las nuevas tecnologías que están utilizando para poder entender mejor los riesgos a los que se enfrentan. Con el desarrollo de máquinas realmente autónomas en zonas de obras, ese entendimiento será aún más decisivo para crear la cobertura correcta para nuestros clientes".

No obstante, los trabajadores pueden estar más seguros

Un ámbito con un enorme potencial para conseguir que las obras sean más seguras, y reducir el riesgo, es la incorporación del equipo de protección personal (EPI) en la indumentaria de los trabajadores, las comunicaciones en red y la superposición de realidad aumentada (RA, también conocida como "realidad mixta").

Todo empezó en la planta de fabricación. Las gafas con realidad aumentada Google Glass resultaron ser un gran fracaso para el público en general cuando dejaron de venderse en 2015, justo un año después de su lanzamiento. Sin embargo, varias pequeñas empresas con gran experiencia comenzaron a comprar la tecnología con el fin de poder personalizarla y adaptarla a las fábricas.

El éxito de estos primeros usuarios ha llevado a una verdadera explosión de la tecnología del vidrio [9] , porque es realmente útil. Al dar a los trabajadores de producción acceso directo a diagramas, instrucciones de montaje y gráficos de flujo de trabajo delante de sus ojos mientras realizan su trabajo, los trabajadores y gerentes de fábrica cualificados y semicualificados son capaces de mejorar la precisión y la eficiencia muy rápidamente. Los especialistas en datos de empresa también son capaces de extraer información significativa de los sistemas para aplicarla a nuevos flujos de trabajo y herramientas de gestión.

La industria de la construcción debe tomar nota. El equipamiento RA ya está siendo implementado en obras de todo el país por grandes empresas. Esto se extenderá inevitablemente a las empresas más pequeñas a medida que se reduzcan los gastos y aumente la utilidad, conforme crezca el “efecto red [10] ”.

El pionero tecnológico Fatigue Science, con sede en Vancouver, ha estado apoyando a las empresas constructoras durante más de 10 años. Su producto, Readiband, informa en tiempo real sobre los datos de sueño y fatiga del usuario, calificándolos mediante una aplicación y ayudando a la organización a prevenir las lesiones causadas por la fatiga antes de que se produzcan. Morgan Sindall ha estado utilizando con éxito estas pulseras durante más de un año para hacer frente a un problema que se estima que causa la pérdida de 207.204 días laborables en el Reino Unido cada año, con un coste para la economía de 40.000 millones de libras [16] .

Unirse al debate

Dos ejemplos recientes de transformaciones similares en los roles de la construcción son el experto estadounidense en GPS, Trimble [11] , y el fabricante alemán de robots inteligentes y automatismos de realidad aumentada, Essert [12] .

Trimble ha introducido recientemente una nueva adaptación de la realidad aumentada para los cascos. La solución de realidad mixta Trimble Connect for HoloLens combina modelos digitales de diferentes contratistas como socios comerciales estructurales, mecánicos y eléctricos. El sistema crea una "alineación precisa de los datos holográficos en una escala 1:1 en el lugar de trabajo", permitiendo a los trabajadores el acceso móvil a la información que antes solo estaba disponible desde un ordenador portátil, o más probablemente, en una oficina.

Essert ofrece el modelo de su realidad aumentada en la construcción de túneles, cuando máquinas perforadoras se desconectan y un empleado de la oficina de la obra tiene que arreglar el problema "sin ningún conocimiento detallado del sistema o de la documentación, pero con una caja de herramientas y un casco… que está equipado con gafas inteligentes que proporcionan asistencia mediante realidad aumentada” [13] .

Crossrail es un ejemplo de un megaproyecto que ha probado con éxito el uso de la tecnología de realidad aumentada y de sensores remotos integrados en BIM. Los Field Managers, supervisados por el grupo de trabajo especializado de BIM del proyecto en Custom House, utilizaron tablets equipadas con software de realidad aumentada para ver los planos 3D superpuestos en el lugar real a través de una cámara.

Todo esto conlleva implicaciones significativas para el debate sobre el empleo. Mientras que instituciones como el Foro Económico Mundial pronostican la pérdida de 500.000 puestos de trabajo en el sector de la construcción global en los próximos cinco años [14] , es posible que una gran parte de la mano de obra de la construcción necesite una formación limitada para desempeñar funciones más generales. Herramientas como los equipos de realidad aumentada podrían complementar las competencias existentes, o sustituirlas por completo, permitiendo que los trabajadores se adapten mejor a las diferentes tareas de las distintas etapas del ciclo de la construcción. Sin embargo, hay algunos empleos que casi con toda seguridad desaparecerán definitivamente de las obras de construcción. El trabajo manual básico y repetitivo comenzará a ser suplantado por máquinas en diferentes áreas.

El reciclaje profesional es inevitable

Independientemente de si la cifra real es 40.000, 300.000 o 600.000 [15] , el reciclaje profesional masivo de los trabajadores de la construcción en el Reino Unido es inevitable en las próximas dos décadas. “Esto es extrapolable al resto de países europeos con importante incidencia en España”, dice Natalio García. Los trabajos de alto coste y alto riesgo se eliminarán primero, a medida que la automatización se afiance. Sin embargo, las máquinas también ejecutarán tareas de carácter repetitivo. Como resultado, se crearán nuevos puestos de trabajo: una demanda de ingenieros de software, especialistas en gestión de la información, controladores de máquinas y técnicos generalistas que aportará la nueva tecnología.

Esto permitirá que las obras sean más seguras y más rentables y, a medida que la industria cambie, QBE ayudará a gestionar los nuevos riesgos que conlleven estos cambios.

Sources

[1] https://www.mckinsey.com/~/media/mckinsey/industries/capital%20projects%20and%20infrastructure/our%20insights/reinventing%20construction%20through%20a%20productivity%20revolution/mgi-reinventing-construction-a-route-to-higher-productivity-full-report.ashx

[2] http://www.thedrive.com/tech/19535/skycatch-is-modifying-1000-dji-drones-for-construction-surveying-purposes-in-japan

[3] PwC, Clarity from above: the commercial applications of drone technology, 2016 – https://www.pwc.pl/en/publikacje/2016/clarity-from-above.html

[4] PWC, Clarity from above: transport infrastructure, 2017 – https://www.pwc.pl/pl/pdf/clarity-from-above-transport-infrastructure-pwc-report.pdf

[5] https://www.bbc.co.uk/iplayer/episode/b09yryz1/click-old-macdonald-had-a-farm-aiaio

[6] http://www.builtrobotics.com

[7] https://www.autodesk.com/redshift/autonomous-vehicle-technology-in-construction

[8] https://www.mckinsey.com/~/media/mckinsey/industries/capital%20projects%20and%20infrastructure/our%20insights/reinventing%20construction%20through%20a%20productivity%20revolution/mgi-reinventing-construction-a-route-to-higher-productivity-full-report.ashx

[9] https://spectrum.ieee.org/consumer-electronics/audiovideo/google-glass-hololens-and-the-real-future-of-augmented-reality

[10] https://medium.com/evergreen-business-weekly/the-power-of-network-effects-why-they-make-such-valuable-companies-and-how-to-harness-them

[11] http://www.trimble.com

[12] https://www.essert.com

[13] https://www.essert.com/wp-content/uploads/2017/10/Anwenderbericht_VMT_EN.pdf

[14] http://reports.weforum.org/future-of-jobs-2016/

[15] https://www.macegroup.com/perspectives/171027-moving-to-industry-40

[16] https://www.rand.org/content/dam/rand/pubs/research_reports/RR1700/RR1791/RAND_RR1791.pdf

Natalio Garcia Vicente

Natalio Garcia Vicente

Director técnico de Daños Materiales y Construcción

Tel: +34 917 893969

ngarcia@es.qbe.com

Su contacto

Natalio Garcia Vicente

Natalio Garcia Vicente

Director técnico de Daños Materiales y Construcción

Tel: +34 917 893969

ngarcia@es.qbe.com

Su contacto

Natalio Garcia Vicente

Natalio Garcia Vicente

Director técnico de Daños Materiales y Construcción

Tel: +34 917 893969

ngarcia@es.qbe.com